31 oct. 2014

Creepypasta: El lienzo de las vendas (especial Halloween)

Al investigar un incendio forestal ocurrido en los montes de la cordillera cantábrica, uno de los que tuvo mayor repercusión, el equipo técnico dictaminó que el fuego había comenzado en una pequeña casa de madera. Allí encontraron, además de varios cadáveres consumidos por las llamas en el interior, un móvil con muchas llamadas perdidas del mismo número. Al recogerlo, vieron que eran de un tal «Jorge Clase». Al no recibir respuesta, comenzaron a investigar los últimos whatsapps y mensajes enviados, pensando que tal vez el muchacho quemado que estaba en el suelo, a unos cuantos metros y, al parecer, arrastrándose hacia él, podría haber intentado pedido ayuda.
Viernes
16: 34. Eh, Jorge, ¿no te apuntas a venir este finde? Al final uno de mis amigos ha conseguido que sus abuelos le dejaran su casa de veraneo, en mitad de un monte, para celebrar su fiesta de cumpleaños “responsablemente”. ¡Lo vamos a pasar genial! Dime si puedes venir o no.
17: 00. No, tío, me tengo que quedar a cuidar a mi primo.
17: 01¿Seguro que no quieres venir? Mario ya está molesto porque la mitad de sus amigos no han respondido aún (no parece que vayan a venir).
17: 02 No es que no quiera, es que no puedo. ¡Pasadlo bien!
17: 02 ¡Nos vemos el lunes!
Sábado
16: 46 ¡Eeeeh! ¿A ti no te gustan las pelis de terror? Hay aquí un cuadro que da un cague flipante.
16: 50 ¿Un cuadro? ¡Manda una foto!
16:51 ¡Es un tío lleno de vendas!
16:51 Ni tan siquiera se sabe si es un hombre o una mujer o si son vendas o papel higiénico. El pintor no es bueno.
16: 53 Eso lo dices porque no lo tienes en mitad del salón.
16:53 ¿Qué, estáis todos cagados? ¿Eh? Jajajajajaja
La fotografía a la que los dos se referían no aparecía en el chat. Solamente se podía ver el archivo borroso, como si no se hubiera descargado, y cuando intentaron hacerlo aparecía un mensaje informando de que el archivo ya no se encontraba en la tarjeta de memoria. De todos modos, el cuadro que encontraron entre los escombros representaba claramente a una mujer entera vendada.
23: 32 Hemos oído ruidos en el salón. Las chicas están cagadísimas, te lo pasarías genial metiendo miedo. Marcos ha traído una araña de mentiras, ya verás.
23: 45 Deja de darme envidia de una vez.
23: 48 Oye, ha bajado una de las chicas y aún no ha vuelto.
23: 48 ¿Quién?
23: 48 Noelia.
23: 49 ¿Esa es la pelirroja de cuarto? Entonces os esperará para daros un susto, a esa no le puede pasar nada.
Domingo
00: 15 No la encontramos por ningún lado, joder.
00: 16 ¿Me tomas el pelo?
00: 16 ¿Crees que te vacilaría con eso?
00: 17 Decidle que vais a llamar a sus padres si no aparece, volverá corriendo.
00: 19 Estoy empezando a preocuparme de verdad. Hemos vuelto a oír ruidos.
00: 20 ¿Habéis tomado algo?
00: 21 ¡Que no!
00: 45 ¿Sigues ahí? ¿Ha aparecido?
00: 46 El maldito cuadro me está mirando.
00: 47 Estáis hasta las cejas de maría o algo.
00: 48 Te digo que mira fijamente y me parece que tiene menos vendas.
A partir de ese momento no había más mensajes, pero sí un vídeo. Al descargarlo, pudieron ver parte del cuadro al que se refería en los mensajes anteriores. Una respiración algo entrecortada se oía, mientras alguien decía que deberían alejarse de aquel lugar. Solamente se veía la esquina inferior derecha del cuadro, de la que colgaba lo que parecía ser una venda blanca.
El vídeo terminaba unos segundos después, cuando ese trozo de venda parecía comenzar a quemarse ante los gritos del grupo de amigos. Los investigadores encontraron una tabla de ouija casi irreconocible bajo las cenizas y unas cuantas velas negras y blancas, por lo que supusieron que algún gracioso había puesto papel higiénico cerca del cuadro para asustar a los demás y las velas habían hecho el resto.
Lo que no llegaron a explicarse es por qué los demás murieron quemados, si habrían tenido tiempo suficiente de salir al jardín e incluso de apagar el pequeño incendio. Jorge, varias decenas de kilómetros más allá, había muerto con su primo en un incendio que comenzó en la cocina de su casa, donde se consumió también el móvil que podría tener el archivo del cuadro.
Tendrían que pasar años hasta que la obra reapareciese en un viejo desván, donde la encontró un viejo coleccionista y restaurador interesado en cuadros extraños de determinadas épocas históricas. Este lo inspeccionó y encontró en él algunos pelos rojizos. Sin darle demasiada importancia, lo dejó en mitad de su tienda para seguir con él a la mañana siguiente.
Al volver, se encontró con un pequeño mensaje a la altura de la mano derecha de la figura femenina que hasta entonces no había visto. Unos pequeños rayones formaban la palabra «socorro» a la inversa, como si hubiera sido escrito desde dentro. El restaurador se colocó sus gafas y comprobó que eran recientes. Revisó las cámaras de seguridad y vio acongojado cómo nadie parecía haber entrado ni salido del local aquella noche.
Después de investigar la procedencia del cuadro y ver los archivos de la desaparición de la chica, se puso en contacto con la policía para intentar encontrar alguna explicación. Sin embargo, antes de que le respondieran, la tienda de antigüedades fue pasto de las llamas y el cuadro desapareció. Según dicen algunos, ha vuelto a su lugar de origen, con una nueva figura de un hombre con gafas que espera un nuevo incendio… y nuevas víctimas.

PD. ¡Feliz Halloween! El maldito cuadro existe, lo vi en una casa antigua. El resto podría pasar. Digo yo.


29 oct. 2014

Halloween es satánico o argumentos rocambolescos para impedirme que lo celebre

Notita maléfica: Si lees lo siguiente, puede que te conviertas en satánico, aunque seas ateo. (Solo si te convenzo de que me dejes celebrar Halloween en paz. Si no te convenzo, que la cabeza cortada de la foto te persiga en tus pesadillas. Con amor. Es en realidad muy plasta hablando. En realidad esta es una opinión mordaz y con humor, no me mates).
En algún momento apareció en Twitter una pseudocampaña (digo tal porque de campaña por extensión tiene poco) contra Halloween afirmando que era una fiesta satánica. Según algunos de ellos, «solo por el hecho de celebrarlo [Halloween] estamos participando en las obras infructuosas de las tinieblas y por ende le estamos rindiendo culto a Satanás» (si no te lo crees, te paso la captura de pantalla, que por temas de «no sé si se puede compartir en mi blog personal o no» no lo he puesto aquí).
La cuestión es simple: llevo desde los diez años celebrando Halloween y soy agnóstica, no he asesinado a nadie, no he comido niños, no he matado gatos negros y ni tan siquiera he tirado huevos a los que no nos daban chucherías. Ergo, ¿soy satánica de todos modos?
¡Sí, Sar, lo eres! ¡Eres maravillosamente satánica y no lo sabes! Aunque seas agnóstica y, por lo tanto, ni niegues ni afirmes la existencia de Dios y, por tanto, ni niegues ni afirmes la existencia de Satán. Pues eso.
Debo señalar, de todos modos, que aquellas personas cristianas que afirmaron que tal fiesta era satánica fueron muy educadas conmigo (intuyo que porque no les dije que lo celebraba) y me intentaron explicar que en Halloween se asesinan niños en México (lo que ni afirman ni desmienten ningún periódico fiable) e incluso en Estados Unidos. Expliquemos esto último mejor. Muchos me redirigen a una página en la que la policía de Los Ángeles explica cómo celebrar Halloween de manera segura (sin decir nada de asesinatos). Los policías señalan que los niños no deben subirse en coches de desconocidos, deben mirar a los dos lados de la calle para cruzar, deben mirar bien si lo que les dan está manipulado, si van disfrazados que su máscara los deje ver (para que no los atropellen), etc. No veo que tenga relación con lo que afirman de que asesinan niños, sino que como es una celebración hay que tener cuidado porque todo el mundo está en la calle, despistado, por lo que hay que extremar las precauciones (sí, los ladrones pueden aprovechar un partido de fútbol para que la gente esté despistada y puedan robar en las casas vacías en ese momento). El link: http://www.lapdonline.org/crime_prevention_tips/content_basic_view/7724
Por cierto, pregunté al Twitter de la Policía Nacional española si lo de «asesinar niños» en Halloween era una leyenda urbana y no me contestaron. Gracias. Los cristianos anti-samhain sí. De nada.
Cuando estas personas anti-samhain no me hablan de esto, siempre señalan a Cristina Kneer de Vidal, que supuestamente es una exsatánica que afirma que los satánicos celebran Halloween y hacen sacrificios humanos, pues el 31 de octubre es como su año nuevo para una persona «normal». En primer lugar, siento confirmar que no encontré nada de esta mujer en Internet fuera de círculos cristianos (siento no darlos por válidos ante un tema así, pero esperaba confirmarlo con alguna fuente). 
Nota aclaratoria: encontré un artículo de opinión (repito, de opinión, no una noticia) en El Universal, periódico venezolano, hablando de esta mujer. Redirigía de nuevo a una página cristiana, Aci Prensa, lo que desde un punto de vista periodístico es poco fiable. Esto para que sepas que he investigado. Agradecería que alguien encontrara una noticia de esta índole en un lugar menos… no sé qué adjetivo poner aquí.
¿Ves los ojos de Satán en la foto? Pues
entonces el fuego de mi chimenea es
satánico y yo aún no me había dado cuenta
Otro dato: mi amigo estadounidense me ha dicho que lo han invitado a una fiesta de Halloween… que celebra su amiga mormona. Por lo tanto, que quede claro que no todos las personas creyentes están en contra. O al menos, algunos mormones no.
Dato curioso: existe la samhainofobia, que es el miedo a Halloween (mi informadora Uve me lo comunicó). ¿Entonces estas personas que dicen que es satánico son samhainfóbicas o…prefiero no insultar.
Entre mis amigos pregunté y lo único que salió en claro es que ninguno lo consideraba satánico (alguno me dijo que quien lo creyera era un «imbécil, malinformado, loco o pobrecillo») aunque algún otro entendía, a su manera, la visión que tiene la gente para creerlo:
«Había oído que es la celebración del nuevo año celta. Aunque si fuese un extraterrestre, viendo a todo el mundo vestido así sería lo que pensaría. De todos modos Halloween es celta y Asturias fue celta, podemos celebrarlo con sentido».
«Nunca lo había escuchado, pero supongo que como está ligado a cosas terroríficas la gente lo asocia a eso».
«Satánico será de forma ficticia, en el sentido de que todo es siniestro e intenta parecer malo. Fiesta satánica es para aquellos que están mal de la cabeza y se dedican a imbecilidades como en Estados Unidos. Alguna vez lo escuché en relación a eso, pero no pienso que sea algo perverso que pueda cambiar conductas o algo así».
«Jajajaja, la calabaza del demonio!!! Invoquemos a Satanás con caramelos!!! Despistemos a la gente disfrazándonos para que los asesinos salgan matando al grito de truco o trato!!!».
«Es una fiesta simpática, pero es posible que tenga raíces relacionadas con la muerte, el satanismo o la brujería».
«Eso solo lo dicen los religiosos y tal. Cosas de fiestas paganas. Me molan las fiestas paganas y las brujas. Como el cartel de la manifa aquella, “somos las bisnietas de las brujas que no pudiste quemar”. Halloween me parece una fiesta en la que puedes decir: “¡Hey! Sigo aquí, muahahahaha, no has podido acabar conmigo y busco venganza”».
«¿Eso implica que todo lo satánico es malo? Yo creo que hay culto a lo demoníaco, pero en un sentido pagano. O sea, no por celebrar Halloween se ataca a la religión. No son demonios cristianos, no es satánico. Hades es un demonio, pero no cristiano. Todas las religiones son algo satánicas».
«Lo he leído. Y por esa regla de tres, sería satánico ver pelis de terror o leer libros de miedo, ¿no? Aunque igual esa gente también lo piensa. Es una fiesta, un juego».
«Eso de que es satánico lo ha dicho la Iglesia, ¿acerté? ¿Eh?».
«Supongo que tiene sentido para ellos, por eso de que se celebra la muerte».
«Eso es un argumento cristiano para acabar con la fiesta».
«Es una afirmación que me produce risa, a no ser que consideres que los Estados Unidos son la representación del mismo Diablo. Entonces sí».
«Me parece un poco estúpido decir “No a Halloween” como si fuera una nueva reforma del PP».
He dado las opiniones de los cristianos anti-samhain y de mis amigos (ateos, agnósticos, cristianos, musulmanes) sobre cómo mola. ¿Sabéis quiénes quedan? Los satánicos. Una cuenta de Twitter que afirmaba ser de la Iglesia de Satán me marcó un tweet como favorito (¡Oh Zeus! ¡Señal olímpica!) y no pude no entrar en su página. En las preguntas frecuentes aparece «¿Ustedes realizan sacrificios?» y contestan que no. Exactamente, que les parece una práctica arcaica y supersticiosa.
Sin embargo, aquí se me acaba la información al respecto. Porque no me han contestado. Y no conozco satánicos, a no ser que considere como tales a todos los que celebran Halloween, por lo que entonces Halloween mola y no hay sacrificios. Y, ojo, aunque los satánicos celebrasen Samhain como el «cumpleaños del Diablo», no cualquiera que vea pelis de terror ese día es satánico, ni tan siquiera si pide caramelos. A no ser que sea un satanista ateísta, que no cree en Dios ni Satán, sino que está en contra de las religiones. Entonces es satanista, amigos, y no satánico, porque le sale de las narices, no por celebrar Halloween.
Dejando atrás a los que lo critican llamándola «fiesta satánica», tengo persiguiéndome ferozmente a los que dicen que es una «americanada», aunque todo el mundo me afirme que es una celebración celta (europea por lo tanto) de despedida del verano en la que se creía que los muertos volvían como espíritus y se disfrazaban para asustarlos. Y los reyes magos son cristianos, y a mi conocer antes de los cristianos hubo celtas en España, por lo tanto, ¿qué tradición es más antigua? No voy a discutir de tradiciones que soy yo la que he tomado como propia celebrar Samhain sin matar a nadie, los días 28 de cada mes hacer algo y comer pizza de atún en Eurovisión. Me callo.
Oh, y los que dicen que es una fiesta consumista. Pues, no sé, yo creo que... Navidades, consumista, Todos Los Santos, consumista, cumpleaños, consumista, santo, consumista, ir a la playa de juerga, consumista, comprar, consumista. (He tomado la definición de la RAE de consumismo: Tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios. Quien no tenga algo innecesario en casa que tire la primera piedra).
Ahora me toca meterme con cosas que he leído anti-Halloween que m'an matao (más). En este link (http://defendenosinproelio.blogspot.com.es/2013/10/los-simbolos-de-la-noche-de-halloween-y.html) se compara al trasgo con los fantasmas, las brujas y las banshees, como diciendo que es malo. El trasgo solo te pierde cosas en casa, los fantasmas pueden ser simpáticos y las banshees son irlandesas. Las brujas, no sé, ¿se refiere a todas las mujeres inocentes que quemaron en la Edad Media?
Defiendo al pobre trasgo pierdecosas. Y al pobre gato negro. Los gatos negros son bonitos. Dejad a los gatos negros en paz. ¿Veis que la discriminación hacia ellos es como racismo aplicado a animales? Pobres.
Dato final: La Iglesia Católica defiende la idea de que Halloween no es una «fiesta inocente» porque «tiene un transfondo de ocultismo y anticristianismo». La Conferencia Episcopal declaró que hay riesgo en que costumbres paganas e importadas como esta festividad prevalezcan, porque harán desaparecer nuestras costumbres cristianas arraigadas y beneficiosas. (Créeme: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/26/espana/1256574185.html).
Este es Fantomas, el fantasma que vive
entre el hueco de la escalera y el perchero
de mi casa y que es adorado por renacuajos satánicos.
Querida Iglesia, como persona no creyente, defiendo mi derecho a rescatar fiestas más antiguas aún que las cristianas, como puede ser Samhain o La Vijanera (carnaval precristiano celebrado en Silió, Cantabria), sin querer hacer por lo tanto daño a fiestas cristianas. No por elegir una condeno a la otra, no por celebrar lo que me da la gana obligo a los demás a hacerlo.
La visión cristiana de la muerte no me gusta: si existe el paraíso, no hay por qué llorar a los muertos, pero puedes hacerlo si quieres. La muerte debería ser igual de celebrada como la vida, aunque sé que por nuestros sentimientos no podemos. Sin embargo, aceptar que la muerte es parte de la vida es un paso importante. Es un paso que quita mucho peso de encima. No me critiques por no llorar ni salir corriendo al ver a alguien disfrazado de fantasma, no me critiques por pasármelo bien reuniéndome con los amigos que echo de menos y hace meses que no veo para ver películas de terror. No me eches en cara que no me dé miedo la oscuridad. No me prohíbas celebrar lo que quiero.

5 oct. 2014

Gracias por los premios y los abrazos jamás entregados o Dejadnos crear lo que queramos

Uno de los mayores temores de muchos artistas es quedarse sin inspiración. Dejar de repente todas las páginas en blanco, todas las notas silenciadas, todas las tablas vacías y los movimientos quietos. Dejar de sentir la vida de la misma manera, sin sacar de ella ningún provecho artístico, ocultos en el caparazón de sus sentimientos y de la nada.
A mí me llegó el momento de ver morir a los personajes, ver cómo se perdían las historias en la nada, los lugares en el olvido y los sentimientos se esfumaban. Me tocó sentir que las letras se me escapaban entre los dedos, que se reían de mí desde un poco más allá del papel y la tinta, que gritaban cosas demasiado dolientes y obscenas como para reproducirlas en cualquier lugar. Me tocó mirarme las manos y pensar que con ellas no podría volver a escribir nunca más.
La causa podría estar en el pesimismo, en la angustia, en querer que todo salga perfecto y desesperarme o en el día a día. Tal vez mi día a día no era duro para nadie, excepto para mí misma; tal vez mi día a día pasaba borroso ante mis ojos, lleno de críticas, de dudas y de estúpidas mentiras.
Tal vez, solamente tal vez, ciertas personas se volvieron completamente claves en la balanza que hacía mi mente entre «eres una mierda» y «eres genial». Tal vez, solamente tal vez, dos personas superiores a mí (en el sentido social, no ético) me trataban como si fuera gilipollas o quisieran herirme (o me lo parecía); tal vez, seguramente, todos mis amigos me intentaban subir los ánimos intentado hacerme ver por qué no les tenía que hacer ningún caso.
Tal vez, solamente tal vez, hace poco me harté y tuve que hacer caso a uno de esos amigos que pasó de su buen rollo a estar serio para decirme, en resumen, que no debía hacer caso a gente que me podía herir. Seguramente desde entonces me he puesto una armadura, he cogido una espada y tengo ganas de cortar cabezas, pero seguramente me he dado cuenta de que seguir los pasos de las personas a las que NO te quieres parecer no es la mejor opción.
Por lo tanto, he decidido dejar de ser vulnerable ante esas personas, siguiendo mi razonamiento: que hay muchas personas así, maldita sea. Hay tantas personas que te repiten una y otra vez que todo lo artístico que haces es una mierda. Esas personas que te dicen que quieren ser críticos de arte y te sueltan cosas como que los poemas no pueden ser irregulares si quieren ser buenos, o que tienen que rimar en consonante. Que los personajes de las novelas siempre tienen que ser redondos, que el argumento siempre tiene que ser único. Que, aunque tú tengas tus personajes, ideas, notas, y sepas perfectamente qué hacer con ellas, si no lo haces como te dicen lo haces mal. Que no puedes innovar. Que es mejor seguir los caminos que ya han sido desgastados por miles de escritores, de pintores, de músicos, de cineastas, de bailarines. Que no puedes crear lo nuevo.
Y, por otra parte, hay personas que tienen algo dentro, un duende, ahire, una inquietud que las lleva a crear, grandes o pequeñas obras, magníficas o terroríficas. Se presenta como una necesidad de su alma, como algo que es así porque no podría ser de cualquier otra manera. Una huida de la sociedad que no quiere escucharte, o un refugio, o un juego. Sea por lo que sea que crean, tienen que crear, y su creación les regala una sonrisa.
Algunas personas se lo pasan bien destruyendo a las demás, seguramente pensando que sus palabras hacen menos efecto del que hacen en realidad. Algunas personas no se dan cuenta de sus actos, son como son porque nacieron así, y son capaces de matar a todos tus personajes. Te digo, en serio, que no son dioses que pueden controlar la vida de los demás, el arte que surge de entre las tinieblas.
No tienes que tomarte a pecho la opinión de alguien que ni te conoce; no tienes que tomarte a pecho las ideas que tiene alguien que jamás se va a dignar a darte un abrazo, ni a saludarte con la mano, porque eres demasiado indigno. No tienes que tomarte a pecho el veredicto de un jurado cuando no escojan tu arte, porque lo que para ellos puede ser desastroso puede salvar a una persona de la soledad. No tienes que hacer caso de lo que los demás digan de lo que haces, solamente tienes que pararte a escucharte a ti mismo y comprender qué es lo que quieres y qué es lo que necesitas. Si necesitas, como yo, ir corriendo a salvar a esos personajes que te han matado, hazlo. Si necesitas componer, hazlo. Escribir, pintar, dibujar, montar una obra de teatro, hacer una película, bailar, hacer el maldito pino con las orejas, qué más da. Sigue firme, como una roca, sigue hacia delante y deja atrás a cualquiera que te quiera criticar.
Y con todo esto quería decir una cosa, que me recuerda demasiado a un escrito que tengo de hace años. Cuando los profesores querían que fuera por ciencias, publiqué en la revista de mi instituto una crítica titulada «Dejadnos ser lo que queremos». Pues, señores, ya sé cuál va a ser el título de hoy. «Dejadnos crear lo que queramos».


PD. Me piro corriendo a rescatar a Fir, que no merece caer en la nada.