17 may. 2015

La agenda gay: «El plan mundial de los homosexuales para conquistar el mundo»

Bandera de la secta
homosexualista
Mi pequeña odisea internauta para llegar hasta el Internet profundo y encontrar la agenda gay comenzó en Twitter, gran red social donde la respetable ideología homófoba, que está a favor de curar a los homosexuales, se enfrenta constantemente a los activistas de sectas homosexualistas que quieren pervertir el mundo.
Tras mis profundas investigaciones que han llegado a rincones tan alejados de la mano de Dios como Wikipedia (portal OBVIAMENTE homosexualista), tengo un documento secreto con todos los objetivos de la secta gay homosexualista que lleva a cabo esta agenda gay. Son los siguientes puntos específicos:
1. Pervertir a todos los jóvenes con la sodomía, pues como todo el mundo sabe, todos los «hombres homosexuales» la practican, absolutamente todos, y las personas heterosexuales no, nunca, jamás, en ningún lugar del vasto universo.
2. Propagar la homosexualidad por todos los continentes mediante el arte y la cultura. Como dicen los buenos homófobos africanos, la homosexualidad es un invento europeo (antiguamente grecolatino). Los europeistas saben perfectamente que pueden utilizar a sus amigos estadounidenses para convertir a heterosexuales. Por este motivo existen sectas homosexualistas en América, que consiguen que cualquiera que escuche «Born This Way» de Lady Gaga o vea una escena de Orange Is The New Black se vuelve homosexual, porque la homosexualidad se contagia de la misma forma que si su mejor amigo es rubio, voilá, le cambia el color de pelo sin tintes ni nada. Garantizado.
3. Odiar a Dios y propagar el paganismo ya que Zeus era bisexual, pansexual o algo. Los bisexuales y los pansexuales, por si no lo saben, son esos seres fantásticos que viven al final del arcoíris con los leprechauns que cabalgan sobre unicornios rosas. Se sabe, obviamente, que todos los homosexuales odian a Dios y Dios a ellos porque adoran a Satán. Y nunca ha habido ni un homosexual ateo ni cristiano, claro, de la misma forma que no hay heterosexuales satánicos porque siguen las directrices de Dios y practican sexo como este manda.
4. Obligar a la gente a que aprenda el significado de LGBT, que son las siglas establecidas por la secta homosexualista, pero también todas las siglas que intentan ser más inclusivas con todos aquellos que sean no heteros y cis. También hacerles creer que los pansexuales, demisexuales, asexuales, arrománticos y demás existen (todos metidos en un mismo saco aunque no sean todas orientaciones sexuales para confundir más)… y que además son majos. Adorables, cucos, coquetos. Este punto se relaciona profundamente con el segundo.
5. Reclamar sus privilegios (que no derechos, ojo, privilegios) para que los agradables y amorosos homófobos dejen de pegarles, insultarles, prohibirles vivir como quieren o incluso asesinarles. ¿Quién no ve normal discriminar a esta gente que ama a quien no debería?
6. Erradicar la heterosexualidad de la Tierra, como afirma nada irónicamente o sin exagerar Michael Swift en Gay Revolutionary. Porque es obvio que todos los homosexuales son heterófobos, ¿no? Odian que haya parejas de sexos opuestos felizmente casadas, porque odian el amor. ¿Se entiende? Por eso quieren casarse con personas del mismo sexo, para no amarse y amargarse durante el resto de sus vidas. Qué complicados son estos gays. Llevan el placer al extremo y abandonan el amor, ya que hacerlo con una pareja de tu mismo sexo es obsesión, no es amor, no confundan lo que sienten.

Los movimientos homosexualistas
Todos los homosexuales del planeta, ayudados de sus amigos homosexualistas que pronto se convertirán a su fe satánica, saben la existencia de este plan. Nadie cree que «agenda gay» sea una reunión de chicos homosexuales que van al gimnasio juntos o de personas LGBT que se organizan para ir a un concierto de Lady Gaga. Sí podría ser, en cambio, una agenda que te encuentras en la calle como «libro libre» o en una estantería de una biblioteca para convertirles. Todos saben que el plan oculto, actualmente destapado, es una maquinaria perfecta de dominación homosexual sobre el resto del mundo. El colectivo LGBT quiere tomar el poder. Podrían actuar de la siguiente forma:
Dibujo de Valeria Rechsteiner Fernández, clicar para ampliar (https://www.facebook.com/DrawingsAndMore?fref=ts / http://ideasandmoreordeals.blogspot.com.es/ )
Lo peor de todo es que estamos rodeados de propaganda homosexualista. Por todos los lados aparecen guionistas, escritores, directos, artistas en general que son pagados en negro por homosexualistas para que incorporen en sus obras a personajes LGBT que salgan bien parados. Sería una irresponsabilidad por mi parte comentar todos estos personajes o nombrar las obras en las que salen para sembrar la curiosidad en los heterosexuales que tienden a la experimentación insana o los que empatizan con LGBT porque «son personas normales». ¡Es mentira! Los homosexuales se mueven por el movimiento de la pasión y el deseo, sin llegar jamás al amor. ¡No creáis que hay seres buenos entre los homosexuales, no creáis que son igual de buenos o malos como se ve en Modern Family, Orphan Black, Orange Is The New Black, El azul es un color cálido, Fucking Amal, Tomates verdes fritos, Maurice, Los Borgia, Canción de hielo y fuego, Cómo defender a un asesino, Memorias de Adriano, In The Flesh, But I’m A Cheerleader!
Lo peor es que marcas como Desigual o Coca-Cola aumentan seguramente sus ventas tras basar su publicidad en la igualdad, independientemente de que seas hombre, mujer, heterosexual u homosexual, o te identifiques con uno de esos géneros que no existen y que se han inventado porque cómo mola que te peguen por la calle por ser de un género inexistente, haciendo que las ideas ofensivas contra la naturaleza sean vistas incluso por niños de corta edad. El adoctrinamiento de los infantes está en la televisión. Incluso Disney Chanel incluye ya «familias» que no son tales, pues no están compuestas por un hombre y una mujer.
La homosexualidad jamás debería ser defendida porque va contra natura (los biólogos falsean siempre, todos, en todos los estudios, los datos que «demuestran» que hay otros animales homosexuales), no permite la reproducción (por eso debemos discriminar a los infértiles), confunde la sexualidad de los hijos (padres gays jamás tendrán hijos heterosexuales) y es una enfermedad (por eso tiene una cura que hacemos con torturas, porque es como se debe curar a los que están enfermos. ¿Tu hermano tiene catarro? Dale baños con el fuego purificador y verás cómo deja de quejarse).
Debemos dejar claro que no hay que hablar de los gays para que no se expandan. Hay que cortar sus comunicaciones. Lo mejor será, por lo tanto, tener claro cómo descubrir quién es gay para incomunicarlo y que esa manzana podrida no contagie al resto. Ponerlos en cuarentena, vamos. Expliquemos la clave para que reconozcan a un gay y puedan avisar a las autoridades.

Cómo reconocer a los homosexuales
Un hombre es gay si:
1. Llora en algún momento de su vida. Un hombre de verdad no llora cuando le dan en sus partes. Nunca. Jamás.
2. Tiene el pelo largo (los metaleros pueden no ser gays, pero también son satánicos todos, siempre, porque todos los grupos de metal cantan la misma estrofa: «Mata, mata, mata, adora a Satán, a Satán, fornica, fornicaaaa». Puede que esto solo se escuche poniendo la canción a la inversa).
3. Lleva ropa gay, por ejemplo, camisetas de tirantes. En algunos casos, se travisten. No, no existen hombres a los que les guste el rosa que sean heterosexuales ni hombres heterosexuales a los que no les guste el azul. Por eso no hay hombres heterosexuales a los que les gusten las faldas. Todos los escoceses son gays.
4. Se expresa mucho con los gestos. Los verdaderos machos ibéricos tienen cara de póquer y producen solamente gruñidos. Nada de «¡Ay! ¿Estás bien?» ni esas mariconadas.
5. Le gusta Eurovisión. No hay ni un hetero a quien le guste. Todos los odian. Por eso es el festival de música más visto a nivel mundial, porque los homosexuales están conquistando el mundo.
6. Utiliza preservativo. Solo lo hacen los que odian a sus mujeres porque no quieren tener hijos con ellas ya que son invertidos. Los sodomitas también lo utilizan para no contagiarse y poder pervertir al resto, aunque todos sabemos que con rezar a Dios ya no pillas el sida, a no ser que se permita donar sangre a los homosexuales, claro.
Una mujer es lesbiana si:
1. Le gusta el fútbol o cualquier deporte de hombres. ¿Conocen a mujeres que sean de equipos específicos hasta la muerte? ¿Ya sean de fútbol, baloncesto, waterpolo? Aléjense de ellas antes de que les enseñen a su pareja y las vean como adorables (estrategia de los medios homosexualitas de comunicación). Son claramente lesbianas.  
2. Lleva camisa de de cuadros, es decir, de leñadora canadiense. No, no existen mujeres llamadas «modernas» o «hipsters» que no sean al menos bisexuales. ¡Llevar este tipo de camisa es el primer paso hacia el Diablo! Por extensión, todas las canadienses son bolleras y todos los canadienses sodomitas. Si no, observen a Justin Bieber.
3. Trabaja fuera de casa. La mujer, a lavar platos. Si se busca la vida por ella misma, se acuesta con mujeres. De la misma forma que si un hombre cuida de sus hijos es gay. Las estadísticas lo demuestran.
Gata negra lesbiana intentando convertir
a otra heterosexual
4. Tiene el pelo corto. ¿Dice que es por moda? ¿Por comodidad? ¡Mentira! Lo hace para gustarle a otras lesbianas.
5. Se comporta como un hombre. Sale de momentos difíciles, es valiente. Esto es porque intentan imitar a los hombres, ya que quieren tener el miembro viril. Machos, no dejen que estas bolleras les quiten el puesto en la cama con sus mujeres.
  6. Le gustan los gatos. Todas las lesbianas tienen gatos, de la misma forma que todas las brujas tenían gatos negros. Según esto, todas las brujas son lesbianas. Y sus gatos serán homosexuales.
Deben tener en cuenta todo esto para identificar a los homosexuales y los homosexualistas, para que no puedan propagar su mensaje de perversión que ocultan tras la idea del de amor sin fronteras, de la protección de víctimas, de la construcción de un mundo que no les discrimine por lo que son, de la igualdad legal, de la humanidad. ¡Satán nunca quiere hacer el bien! ¡Escondan a sus hijos de estos seres! ¡Quieren conquistarnos! ¡No lo harán!

PD. Notita maléfica
 Si no pillas la ironía, el sarcasmo o el humor negro, por favor, relee el texto con alguien que sí lo haga y que tenga más empatía que un homófobo. Saludos.
Pese a que las opiniones sean exageradas, mezclando homofobia con sexismo, la realidad puede superar un poco a la ficción. A continuación, un apéndice sin ápice de ironía. Tristes titulares homófobos y fumadas varias:
-El obispo de Alcalá de Henares vincula homosexualidad y pederastia.
-El obispo de Alcalá liga la ideología en la escuela con la homosexualidad.
-Coca-Cola te cambia la familia, cambia tú de refresco.
-La homosexualidad, una anomalía curable.
-Demanda a todos los homosexuales del planeta por ser «mentirosos y ladrones»
-Asesinatos a homosexuales prenden la alerta en Cuba

No hay comentarios:

Publicar un comentario